Neanderthal 2015

23 de junio de 2008


Autobiografíco

Recuerdo aquellos buenos tiempos en que el cortejar a una chica era lo más emocionante que te podía llegar a pasar... ¡qué nervios, joder!

También es verdad que de los tiempos a los que me refiero fueron como si toda la sociedad estuviera verde, con una falta de maldad, a la par que inocente...
.

Llevabas meses diciéndole a tus amigos más cercanos como te gustaba esa chica, lo mucho que la querías, lo emocionado que te sentías a su lado, y muchas veces ni siquiera te había mirado. Menos mal. Si te llega a mirar, no te hubieras corrido en los pantalones porque entonces era pecado y te salían pelos en las manos, aunque no te la estuvieras meneando, como decía el cura de mi pueblo, pero el sentimiento de estar tocando el nirvana no te lo quitaba nadie.... hacía falta mucho tiempo para armarte de valor, para tratar siquiera de dedicarle la primera palabra, y cuando lo hacías, y te ponías el mundo por montera y te lanzabas, te plantabas delante de ella con una cara de POR FAVOR NO ME MATES que echaba para atrás a cualquiera en su sano juicio.

En ese momento podían pasar dos cosas: una, que la mozaca en cuestión saliera corriendo al ver tu cara pensando que eras un depravado sexual, o dos, que ya le hubiera pasado antes y comprendiera esa cara, y decidiera darte una oportunidad....

Ese preciso instante, en el que ella decía SI, era como si el coro celestial de angelotes de Murillo en pleno se pusieran a tocar sus arpas y sus trompetas al unísono, mientras hacían chocar sus huevecillos, el uno contra el otro, en una especie danza mágica y letárgica, que hacía que todo tu mundo alrededor se tiñera de colores inverosímiles y te taponara los oídos, y no vieras ni oyeras nada más que su voz..... Era tremendo, qué nervios se pasaban....

También es verdad que este último párrafo está dedicado a todos aquellos simples que, como yo, tuvieron que pasar por ese calvario unas cuantas veces, ya que los había guapos de cara, aunque tontos de cabeza y cortos de polla, que se las llevaban a todas de calle por su jeta, pero esos son casos aislados que no vienen a cuento en esta redacción.

Cuando lograbas ese SI ansiado, la cosa ya era diferente.... sabías el camino hasta llegar ahí, pero a partir de ese momento no sabías ni qué tenías que hacer... lo normal era ir a pasear, y a las primeras de cambio (que según el corte o la timidez de la persona solían ser las últimas) te atrevías a coger la mano a la zagala... otro clásico era invitarla al cine, pagarle la coca-cola, las palomitas, y tratar de pasarle el brazo por los hombros.

Nada de mirarle las tetas, nada de tocarle el culo, nada de rozar la punta de tu pene por su nalga... eran cosas que ni siquiera se pensaban porque COÑO, QUE GUAPA Y BUENA ES MI NOVIA....

Así llegaban las bodas con la novia del instituto, así llegaban los hijos cuando aún no llevaban ni 1 año de casados, y así llegaban los divorcios cuando aún no se habían cumplido los tres años de matrimonio....

Toda esta perversión azucarada solamente hizo que las cosas se desencadenaran con rapidez... la sociedad reflexionó sobre todo el asunto de las relaciones amorosas, se buscaron fórmulas, se trataron remedios sin éxito... pero la cosa fue a peor... la sociedad de ese tiempo, sentimentalmente hablando, tendía hacia el fracaso más absoluto.

La solución, sin quererlo, llegó de la mano de quien menos se esperaba: los hijos de los matrimonios que acabaron en fracaso.

Como decíamos, el problema del azúcar en las relaciones afectuosas desencadenó una tormenta de matrimonios rotos con hijos, a los que llamaremos LOS DESHEREDADOS.

Estos desheredados se criaron en un ambiente ambiguo, ya que por un lado tenían a su madre con su abuela materna, que les daban mucho amor y ternura, y por el otro tenían a su padre, que reclamaba su donación de cariño solamente un fin de semana cada quince días, y que vivía con su querida, que por cierto, siempre solía estar más buena que el pan con nocilla, a la vez que tenía una hija de la misma edad que el pobre zagal.

El ambiente natural en que se movían LOS DESHEREDADOS era el de la madre. Con ella convivían, con ella se alimentaban y con ella se sentían totalmente cómodos. En ese ambiente iban al colegio, en ese ambiente tenían a sus amigos, y en ese ambiente conocían a las primeras chicas.

El ambiente paterno era artificial. Normalmente, el padre se había ido de casa hacía ya un tiempo cuando se acordaba de que el juez le había dado la oportunidad de un fin de semana de cada doz, por lo que el vínculo afectivo por parte del hijo ya no era el normal, como puede ocurrir en un ambiente familiar normal. Al padre no le importaba una mierda el tener un hijo o no, pero cada quince días se le encendía la bomba de hormonas de “soy el mejor padre del mundo” y bebía los vientos por tener a su hijo cerca. El hijo ya no sentía lo mismo por su padre. Es más, sabía que era su padre porque su madre así se lo decía, pero el no tenía ningún tipo de sentimiento afectivo hacia ese señor. Pero iba. Iba a casa de su padre un fin de semana cada quince días.

La explosión del saber sentimental de nuestra sociedad tuvo su punto de inflexión con la llegada a la pubertad de esa super-raza de DESHEREDADOS.... comenzaron a pensar como lo haría un adulto, comenzaron a sentir la llamada de las hormonas, y comenzaron a cambiar las cosas a su alrededor para su propio provecho.

Las chicas y el deporte comenzaron a ser los temas principales para esos DESHEREDADOS, dejando un lado a la madre, a la que relacionaban con esa etapa de sus vidas más ñoña y frágil, pero con el padre era otro cantar... Su padre tenía una querida que estaba como un tren, su padre tenía dinero, y su padre veía que con la pubertad el niño se le escapaba de las manos.

Comenzaron a salir a la luz los primeros problemas conyugales con la madre cuando nuestro DESHEREDADO#1 de ejemplo se quiso comprar una moto. Su madre, le dijo que no, que era muy peligroso, además de que ella no podía costearse ese gasto.

Inaceptable.

Solución: pedírsela al padre: el fin de semana siguiente ya tenía la moto.

Comprenderéis que la madre pilló con el padre y con el hijo un rebote de mil pares... pero él ya había conseguido su objetivo número uno. Como agradecimiento, ya no iba a casa de su padre una vez cada quince días, ya iba todos los fines de semana, y el padre super contento..... así también podía dedicarse a observar a la querida de su padre en la piscina tomando el sol, la cabrona estaba muy buena, cosa que le hacía estar cada quince minutos en el lavabo meneándosela. Solamente pensaba en cascársela, solamente pensaba en las corridas que su padre se pegaba a costa de tan maciza tiarrona... solamente... joder!!

- DESHEREDADO#1, que te has dejado la puerta abierta del lavabo y... ¡¿qué estás haciendo?!
- Mira, que estaba intentando cascármela y me has pillado....

- ¿Tan jovencito y ya estás con estas cosas? ¿Lo sabe tu padre?

- Mi padre no sabe nada, claro está, y tampoco me interesa porque para que se me pusiera dura estaba pensando en ti y no quiero que lo sepa.

- Pero qué cosas dices, si podría ser tu madre...

- Pero no lo eres, y el caso es que estás más buena que el pan y haces que cada quince minutos me tenga que venir al lavabo a meneármela....

- Me halagas, DESHEREDADO#1... bueno, el caso es que tu padre aún tardará un rato en venir..... se me ocurre una idea.... te voy a enseñar como te las tienes que hacer para que no te hagas daño y disfrutes más......

Objetivo nº 2 conseguido..... y es que el truco de la puerta siempre funciona.

Como comprenderéis el volver a casa se hacía pesado.... otra vez el ver a su madre, esa que le trataba como si aún fuera un crío pequeño, cuando la querida de su padre le había echo una paja como dios manda, se había corrido en su cara, y le había limpiado el glande con la boca para que no se manchara los calzoncillos....el ver a su madre ya no le ofrecía ninguna alegría. Lo realmente divertido era el llegar al instituto y contárselo a sus amigos... y el dejar correr la voz para que las tías se enteraran... y supieran que pasaba de esas crías, que le ponían las maduras... eso hacía que se les mojaran las bragas pensando en él.

Ya estaba en esos momentos en que, por agradecer a su padre la moto, y por agradecer a la querida de su madre la paja, iba dos veces por semana a ver a su querido papi... claro, de vez en cuando, a la querida de su padre, cuando le picaba el coño, si no estaba el padre, tiraba del hijo.... como para no ir... el caso es que la hija de la querida de su padre también estaba requetebuena, y como buena DESHEREDADA#2 era más puta que las gallinas que fue uno de los efectos secundarios que provocó la falta del cariño paternal en los desheredados del sexo femenino.... tal que tal que, a cada vez que podía, y después de que, por casualidad, había visto a su madre follarse al DESHEREDADO#1 en la cama donde muchas veces su madre dejaba penetrarse por su novio mientras ella los espiaba y se acariciaba el clítoris con sus suaves y delicados deditos, hacía lo que fuera por encontrarse con él y decirle que si le comía el coño, ella encantada le chupaba la polla.... como comprenderéis, eso acababa todas las veces en folladura total....

Llegados a este punto, muchos de los objetivos a corto plazo de nuestros DESHEREDADOS de ejemplo se habían cumplido, pero para el DESHEREDADO #1 la cosa se estaba empezando a complicar, ya que entre una mujer y otra, y tratando de escondérselo a su padre, acababa cansadísimo y destrozado de los nervios.... Claro está el padre se percató de ese cambio súbito de actitud del hijo, ya que no iba un día si y un día no como antes, ahora ya solo pasaba una vez a la semana y qué, coincidencia, nunca estaba el padre en casa.... por lo que hacía tiempo que no se veían los dos. Solución del padre: dinero. La cosa con el dinero siempre empieza igual.... “si apruebas este curso te regalo esto”, “si vienes más por aquí te compro lo otro”, así que para nuestro chaval de la historia fue fácil comenzar a sacar dinero a su padre para pagarse las juergas con sus amigos.... alcohol, drogas y fiesta loca fueron llenando los vacíos que el alejamiento con su madre, la falta de cariño hacia el padre, y el vaciado de leche entre querida del padre y su hija le hacían.

Ahora ya tiene todo lo que quiere, por lo que para qué andar con rodeos. Si lo quiero lo tengo.

(en la discoteca)
-“Hola, tienes un culo que haces que se me ponga dura solo de imaginarme como te follo”.

Respuesta A
-“Joder, que atrevido, me molan los atrevidos.....” A follar, ya que la chica es una DESHEREDADA que buscaba ese objetivo.

Respuesta B
-“¡Eres un cerdo!”

La respuesta B siempre genera una contraofensiva:
-“¡y tú eres una hija de la gran puta retraída y frígida!” le dice mientras le agarra la mano y a la fuerza la obliga a tocarle la polla endurecida “¿no te gusta mi polla, zorra, no te gusta mi polla?


Ahora las amigas la chupan, como si tu polla fuera el caramelo con el que la humanidad se salvará del hambre. Como buenas hijas de una madre fulana que robó el marido a una mujer que siguió creyendo en los cuentos de hadas hasta que le explotó la verdad en la cara, saben donde apretar con la lengua y en qué momento hacerlo para hacerle disfrutar.


No tiene novia, ¿para qué? Tiene todo lo que quiere. Dinero, cobijo, amigos, sexo...

Nunca podrá querer a nadie, pero lo disimula bien para conseguir sus objetivos.

No cuentan los sentimientos de la gente. Ese es el futuro de la humanidad.

La solución a todo el embrollo sentimental surgido en tiempos anteriores pasó por el exterminio de los sentimientos afectivos. De una manera cruda. La interacción con el sexo opuesto pasó a ser una mera formalidad para llevarse a la persona elegida a cualquier punto donde se pudiera follar sin ser molestado, donde no hubiera que luchar con otro espécimen por el ansiado objetivo de derramar esas gotitas de felicidad.

Se dio un paso atrás para tratar de avanzar genéticamente.


La vuelta a lo Neanderthal es el futuro.
Raistlin
Ministro de sentimentalismos de la Cancillería

2 comentarios:

M.Go dijo...

Sisi. Imposible explicarlo mejor...
Un paso atras y muy atras...

Kaiser & Raistlin dijo...

Angel de Hielo:

Que grata sorpresa tenerte por aquí. Tus comentarios son cortos, pero esclarecedores...

Un saludo de la Cancillería.